0

¿Qué es el “pie diabético”?

 

Los diabéticos, como todas las personas, pueden desarrollar problemas en los pies tales como el pie diabético; sin embargo, en ellos convergen múltiples factores que hacen que incluso los problemas más simples y normales puedan empeorar y llevar a complicaciones severas.

Los paciente diabéticos con frecuencia desarrollan problemas en los pies: generalmente secundarios a sus efectos fisiopatológicos a nivel de los nervios –NEUROPATÍA-, que resulta en alteración de la sensibilidad y movilidad a nivel de pies y dificultad para la deambulación.

 

  • Neuropatía motora; manifestada por dolor y alteraciones de la movilidad.
  • Neuropatía sensitiva; alteración de la sensibilidad al frío, al calor y/o al dolor. El paciente podría andar días con una piedra en el zapato sin notarlo; o es posible que no sienta una lesión en los pies, hasta que tenga una lesión e infección de la piel.
  • Neuropatía neurovegetativa. La piel de los pies suele secarse mucho; es posible que se pele o agriete. El problema es que los nervios que controlan la grasa y humedad se encuentran alterados.

 

La neuropatía, en asociación con la insuficiencia vascular y/o enfermedad arterial periférica (“mala circulación”) y cambios en la forma de los pies o dedos, propician un ambiente ideal para lesiones de piel y partes blandas, progresivamente profundas y crónicas en los pies; que secundariamente se infectan, pudiendo evolucionar hasta llegar a la osteomielitis (infección ósea), particularmente en individuos con factores de riesgo.

El síndrome de pie diabético es causado por isquemia de piel, partes blandas y hueso en miembros inferiores.

 

Epidemiología

 

La incidencia de infección del pie en diabéticos es de 30 a 40 casos/1000 personas con diabetes, por año. Se sabe que 60 a 80% de las personas con infección de pie diabético tiene osteomielitis confirmada; la osteomielitis dentro de este cuadro agrava el riesgo de amputación.

 

Factores de riesgo pie diabético

 

Los factores de riesgo de infección en el pie de un diabético son:

  1. Neuropatía motora, sensitiva y autónoma periférica
  2. Deformidades neuroosteoartropáticas
  3. Insuficiencia arterial
  4. Hiperglucemia no controlada
  5. Discapacidades como disminución de la visión
  6. Conducta de inadaptación

 

¿Cuándo se presenta?

 

El síndrome de pie diabético no se presenta a una edad específica; sin embargo, se suele ver con mayor frecuencia, mayor severidad y a más temprana edad en los individuos con controles de su nivel glicémico más deficientes, mayor tiempo de evolución de la enfermedad y comorbilidades asociadas.

 

¿Qué acciones puedo hacer para controlar el “pie diabético” en sus primeras etapas?

 

La piedra angular del manejo del pie en los pacientes diabéticos es la prevención; ya que la neuropatía es una consecuencia esperable de la propia enfermedad.

  • Se recomienda realizar inspecciones frecuentes de los pies, por el pte y/o familiares.
  • Consultar de inmediato al médico de cabecera si detecta anormalidades.
  • Después de bañarse, deben secarse muy bien los pies y ponerse una capa de vaselina simple, crema de manos sin olor u otro producto humectante.
  • No se ponga aceite ni crema entre los dedos. La humedad adicional propicia infecciones. No se remoje los pies, esto puede resecar la piel.
  • Callos; si estos no se cortan, la piel se pone más gruesa, se quiebra y le salen “llagas abiertas”. Los pacientes no deben cortarse los callos, eso puede producir llagas e infecciones. Tampoco trate de eliminar los callos con sustancias químicas, ya que podrían quemarle la piel.
  • El uso diario de una piedra pómez ayuda a mantener los callos bajo control. Lo mejor es usar la piedra pómez con la piel mojada. Póngase crema inmediatamente después de usar la piedra pómez.
  • Suspender el fumado; quizá es uno de los factores más importantes.
  • Adecuado control de las comorbilidades (hipertensión arterial y dislipidemia)
  • Mejorar el control glicémico
  • Dieta balanceada.
  • Adecuada hidratación.
  • Evitar el sedentarismo, practicando deportes.
  • Uso de zapatos adecuados, que no ocasionen microtraumas al tejido.

 

¿Qué consecuencias puede acarrear el mal control del “pie diabético”?

  • Ulceración
  • Infección: osteomielitis
  • Amputación

Los diabéticos tienen probabilidades mucho más altas que otros de que se les ampute un pie o pierna.

 

¿Qué cuidados debo tener cuando ya padezco de “pie diabético” en etapas avanzadas?

 

En la mayoría de los casos, es posible prevenir las amputaciones con estrecho control médico, automonitoreo y calzado adecuado.

Con el tratamiento adecuado de las infecciones diabéticas del pie en etapa incipiente disminuye la frecuencia de amputación.

Siempre debe consultar a su médico, ya que el manejo será a nivel hospitalario o con manejo ambulatorio monitorizado estrechamiento por el médico y enfermera.

 

Manejo

 

Un documento consensuado de la ADA (American Diabetes Association) identificó seis intervenciones eficaces para tratar lesiones de pie diabético:

 

  • Liberación de peso

Eliminar por completo la presión sobre la úlcera, removiendo así el traumatismo mecánico que retrasa la cicatrización.

El reposo en cama y una variedad de dispositivos ortopédicos o férulas limitan la carga de peso en heridas o puntos de presión.

Cambios de posición frecuentes.

  • Desbridación

La desbridación quirúrgica es importante y efectiva; sin embargo, se necesita demostrar la eficacia de otras modalidades para mejorar la cicatrización (enzimas, humectación e hidroterapia con irrigación).

  • Cobertura de las heridas

La cobertura de las heridas, por ejemplo, con apósitos hidrocoloides, promueve la cicatrización al proteger y crear un ambiente húmedo.

  • Uso adecuado de antibióticos

Evitar el uso de agentes antisépticos.

Los antibióticos tópicos tienen un valor limitado.

  • Revascularización

  • Amputación limitada

Es necesario referir a los pacientes a terapia física, evaluación ortopédica y rehabilitación una vez que se controla la infección.

 

La mejor forma de prevenir el pie diabético y sus complicaciones se basa en el control adecuado del nivel de glicemia; con estilos de vida saludables, fármacos hipoglicemiantes y una insulinizacion temprana. No se automedique, visite a su médico para una valoración profesional y segura.

 

Fuentes

  1. Kasper et al. Harrison. Principios de Medicina Interna. 19 edición. McGraw Hill. México. 2016.
  1. ADA. http://www.diabetes.org/es/

 

Elaborado por Dra. Ana Alpízar

Facebook
(506) 2290-5555
info@emergenciasmedicas.com
Avenida 5, Boulevard Ernesto Rohrmoser. Calles 78 y 80, San José, Costa Rica.