0

En esta nueva entrada del blog conoceremos sobre una de las enfermedades cardiovasculares más comunes de nuestra época, la hipertensión arterial.

La presión arterial (PA) es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos. Su unidad de medición es en milímetros de mercurio (mmhg). 1. La PA es distinta a la frecuencia cardiaca o pulso (latidos cardiacos por minuto), son dos medidas e indicadores separados.

La PA se expresa en dos números, como por ejemplo 130/70 mmhg.

  •  El primero es la presión arterial sistólica, que representa la presión cuando late el corazón, es decir, durante la contracción del músculo cardiaco
  •  La “de abajo”, la presión diastólica, es la presión cuando el corazón descansa entre cada latido. 1

La hipertensión arterial (HTA) o “presión alta” significa que la fuerza de la sangre que fluye a través de los vasos sanguíneos contra las paredes de estos, es mayor de lo que debería. Es una enfermedad que se desarrolla lentamente y puede estar relacionada con muchas causas; no es curable, pero sí controlable mediante cambios en el estilo de vida, y cuando sea necesario, con medicamentos.

La PA es normal si está por debajo de 130/80 mmhg; por lo tanto, la presión ideal será inferior a estas cifras y el diagnóstico de HTA se establecerá si es mayor a 140/90 mmhg (el rango entre ambos es lo que conocemos como prehipertensión).

 

Tipos de hipertensión arterial

Existen diferentes tipos de HTA, clasificadas según la fisiopatología de esta.

  • Primaria / idiopática; HTA sin causa identificable. La mayoría de hipertensos tienen una forma.
  • Secundaria; HTA causada por otra condición médica que estuvo presente primero (la hipertensión inducida por el embarazo, ciertos defectos cardíacos y trastornos renales).

 

Epidemiología

La Encuesta de Factores de Riesgo Cardiovascular del 2010 (Caja Costarricense de Seguro Social, 2010) dirigida a mayores de 20 años, encontró una prevalencia de 31,5% de HTA diagnosticada y 6,3% no diagnosticada, lo que sumado nos da una prevalencia nacional de 37,8%, siendo más alta en el sexo femenino. Lo anterior implica que entre 3 o 4 de cada 10 residentes en el territorio nacional mayores de 20 años es hipertenso. 2

 

Factores de riesgo

Existen ciertos factores que aumentan las posibilidades de desarrollar HTA; muchos de ellos controlables, otros no, y otros parcialmente controlables.

 

Factores de riesgo

Modificables No modificables
Obesidad y sobrepeso.1

Cargar demasiado peso ejerce una presión adicional sobre el corazón y sistema circulatorio; además, aumenta el riesgo de enfermedad cardiovascular y DM.

Edad 1

Cuanto más viejo sea, más probabilidades tendrá de tener HTA. A medida que envejecemos, nuestros vasos sanguíneos pierden gradualmente algo de su calidad elástica, lo que puede contribuir a un aumento de la PA

Dislipidemia (colesterol y/o triglicéridos altos, HDL bajo) 1 Sexo 

Hasta los 64 años, los hombres son más propensos a tener HTA. A los 65 años en adelante, las mujeres son más propensas.

Sedentarismo Envejecimiento
Dieta no saludable (alta en sodio, baja en potasio) 1 Antecedentes familiares de HTA1
Ingesta abundante de alcohol 1

El uso regular y excesivo de alcohol puede causar muchos problemas como insuficiencia cardíacaaccidente cerebrovascular y un ritmo cardíaco irregular (arritmia); aumenta el riesgo de cáncer, obesidad, alcoholismo, suicidio y accidentes. 

Raza/etnia1

Los afroamericanos tienden a desarrollar HTA con más frecuencia; además, tiende a ser más grave y algunos medicamentos son menos eficaces en el tratamiento.

Tabaquismo activo o pasivo1

El consumo de tabaco puede hacer que la PA aumente temporalmente y puede contribuir a dañar las arterias. 

El humo de segunda mano, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca para los no fumadores. 

Enfermedades renales crónicas1

La HTA puede ocurrir como resultado de una enfermedad renal . Y, tener HTA también puede causar daño renal adicional.

Diabetes mellitus (DM); la mayoría de los pacientes también desarrollan HTA (comparten factores de riesgo)
Estrés: el estrés no es necesariamente algo malo en sí mismo. Pero demasiado estrés puede contribuir a un aumento de la PA; además, fomenta conductas que aumentan la PA (mala alimentación, inactividad física y consumo de tabaco o alcohol más de lo habitual). 
El estado socioeconómico y el estrés psicosocial pueden afectar el acceso a las necesidades básicas de vida, los medicamentos, los proveedores de atención médica y la capacidad de adoptar cambios saludables en el estilo de vida.

 

La HTA puede ser hereditaria. Si sus padres o familiares cercanos tienen HTA, es más probable que usted también la desarrolle. Sin embargo, las elecciones de estilo de vida saludable han permitido que muchas personas con antecedentes familiares de HTA lo eviten.

A pesar de que la genética juega un papel importante en la génesis de la hipertensión arterial, su penetrancia no es absoluta, y no porque nuestra madre sea hipertensa, quiere decir que nosotros lo seremos.

Se dice que las familias no solo heredan genes, si no que heredan costumbres, malas costumbres, y estas son las que juegan el papel principal en la fisiopatología de la HTA.

 

Clínica

En muchas ocasiones hemos escuchado que la HTA es un “asesino silencioso”; y se ha ganado esta denominación, ya que la mayoría de las veces los pacientes no presentan síntomas ni signos obvios, o de forma asintomática, hasta que ya la enfermedad está establecida y ha asociado daño a órganos blanco. Por eso es tan peligrosa

En la mayoría de los casos, la HTA no causa dolores de cabeza o hemorragias nasales.

Una variedad de síntomas puede estar relacionados indirectamente con, pero no siempre son causados ​​por HTA, como:

  • Manchas de sangre en los ojos / hemorragia subconjuntival; son más comunes en personas con DM e HTA, pero ninguna de las afecciones causa manchas de sangre. Si existen daños oculares a nivel del nervio óptico que pueden ser ocasionadas por HTA “mal portada”.   
  • Enrojecimiento facial; esta ocurre cuando los vasos sanguíneos en la cara se dilatan. Puede ocurrir de manera impredecible o en respuesta a ciertos factores desencadenantes, como la exposición al sol, el clima frío, las comidas picantes, el viento, las bebidas calientes y los productos para el cuidado de la piel. El enrojecimiento facial también puede ocurrir con estrés emocional, exposición al calor o al agua caliente, consumo de alcohol y ejercicio, todo lo cual puede elevar la PA temporalmente. 
  • Mareos; síntoma sumamente frecuente, y ocasionado por infinidad de patologías. Estos pueden ser un efecto secundario de algunos medicamentos para la HTA, pero no son causados ​​por la HTA. Estos no deben ignorarse, especialmente si el inicio es repentino. Los mareos repentinos, la pérdida de equilibrio o la coordinación y las dificultades para caminar son todas señales de advertencia de un accidente cerebrovascular (ACV). 

 

Complicaciones

No tratar la HTA es peligroso; el daño causado por esta tiene lugar a lo largo del tiempo cuando esta no se trata; el daño que ocasiona en el sistema circulatorio es un factor muy importante que contribuye a aumentar el riesgo de: 2

  • Arritmias cardiacas, eventos isquémicos (síndrome coronario agudo: angina de pecho, infarto agudo al miocardio); insuficiencia cardiaca y muerte súbita.
  • Eventos cerebrovasculares / “derrames”.
  • Disfunción sexual; la HTA puede provocar disfunción eréctil en los hombres o disminución de la libido en las mujeres
  • Pérdida de la visión
  • Enfermedad renal; la HTA puede dañar las arterias que se encuentran alrededor de los riñones e interferir con su capacidad para filtrar la sangre de manera efectiva.
  • Enfermedad arterial periférica: la aterosclerosis causada por la HTA puede causar un estrechamiento de las arterias en las piernas, los brazos, el estómago y la cabeza, lo que puede causar dolor o fatiga.

 

Diagnostico

La única forma de saber el estado de su PA es acudiendo al médico para que la controle regularmente. 1

Para elaborar un diagnóstico adecuado se utilizará un promedio basado en dos o más lecturas obtenidas en dos o más ocasiones.1 Una sola toma alterada en un paciente asintomático no es motivo para iniciar tratamiento medicamentoso

 

Toma de la PA:

  • El paciente debe permanecer al menos 15 min en reposo (sentado) antes de iniciar el monitoreo de la presión arterial (la actividad física ocasiona aumento de la PA).
  • Idealmente, no deben de haber ingerido bebidas estimulantes, café, té negro; y no debe estar bajo efectos de drogas.
  • Se recomienda la toma con esfigmomanómetros manuales
  • Se coloca el manguito alrededor del brazo del paciente, antes de inflarse de forma manual o electrónica. 2
  • Una vez inflado, el manguito comprime la arteria braquial, deteniendo momentáneamente el flujo sanguíneo. 2
  • A continuación, el aire en el manguito se libera lentamente mientras la persona que realiza la medición escucha con un estetoscopio o monitorea una lectura electrónica.2
  •  Tomas repetitivas arrojan resultados poco fiables.

 

Recomendaciones

  • Asegúrese de controlar su PA regularmente y de tratarla según las indicaciones del médico de cabecera1.
  • No intente diagnosticarse usted mismo. El diagnóstico clínico  solo debe realizarlo un profesional de la salud.
  • No fume y evite ser fumador pasivo. 1
  • Alcance y mantenga un peso saludable. 1
  • Esfuércese por un índice de masa corporal (IMC) entre 18.5 y 24.9.1
  • Lleve una dieta saludable que sea baja en grasas saturadas y grasas trans, y rica en frutas, vegetales, granos integrales y productos lácteos bajos en grasa. 1
    • Intente consumir menos de 1,500 miligramos de sodio (sal) al día.1
    • Coma alimentos ricos en potasio.
  • Limite el consumo de alcohol a no más de un vaso por día en el caso de las mujeres y dos vasos por día en los hombres. 1
  • Ser más activo físicamente. Intente realizar al menos 90 a 150 minutos de ejercicio aeróbico y/o dinámico por semana y/o tres sesiones de ejercicios de resistencia isométrica por semana. 1
  • Tomar los medicamentos como el médico le indica. 1
  • No automedicarse.
  • Cumplir al pie de letra las indicaciones del médico.
  • Consultar inmediatamente a su médico en caso de presentar algún síntoma.
  • Algunos medicamentos de venta libre pueden afectar la PA y / o interferir con la efectividad de los antihipertensivos; entre ellos: esteroides, antiinflamatorios no esteroideos (diclofenaco, ketorolaco), descongestionantes nasales, antihistamínicos y otros remedios para el resfriado, píldoras para adelgazar, ciclosporina, eritropoyetina, antidepresivos tricíclicos e inhibidores de la monoaminooxidasa.

 

Tratamiento

A pesar de lo inquietante que puede resultar el hallazgo de una elevación de la PA, en la gran mayoría de ocasiones estas elevaciones son transitorias, asociándose a eventos esporádicos (estrés emocional, sustos, peleas, cefaleas intensas, entre otros); por lo tanto, cuando un médico le indique realizar un automonitoreo de la presión arterial, este debe extenderse por varias semanas, para lograr obtener la mayor cantidad de datos y tomar las decisiones terapéuticas más adecuadas.

Los médicos y paramédicos tratamos pacientes con signos y síntomas, no cifras, es decir, las decisiones terapéuticas deben ser individualizadas, al pie de la camilla, basados en el estado clínico del paciente; no en un numerito de PA.

El tratamiento se centra la combinación de factores relacionados con el estilo de vida  (dieta, control de peso y ejercicio) y la medicación (si es necesario).

Controlar la presión arterial es un compromiso de por vida

Muchos medicamentos para la PA (antihipertensivos), están disponibles para reducir las cifras de PA. A pesar de que son de venta libre, todos deben ser prescritos por un médico; el cual debe estar pendiente y monitorizar si se logran los objetivos con este, además de si el paciente logra tolerarlos y observar posibles efectos secundarios.

 

Fármacos utilizados comúnmente para el manejo de la hipertension arterial
Diuréticos

 Tiazidas

 Diuréticos con acción en asa de Henle

 Antagonistas de aldosterona

 Diuréticos ahorradores de potasio

Hidroclorotiazida Clortalidona

Furosemida

Ácido etacrínico

Espironolactona

Eplerenona

Amilorida

Triamtereno

Bloqueadores β

 Cardioselectivos

 No selectivos

 Acción α/β combinadas  

Atenolol Metaprolol

Propranolol

Labetalol

Carvedilol

Antagonistas α

 Selectivos

 No selectivos

Prazosina Doxazosina

Terazosina

Fenoxibenzamina

Simpaticolíticos con acción central Clonidina

Metildopa

Reserpina

Guanfacina

Inhibidores de la ACE Captopril

Lisinopril

Ramipril

Antagonistas de angiotensina II Losartan

Valsartan

Candesartan

Inhibidores de renina Aliskiren
Antagonistas del calcio

 Dihidropiridinicos

 No dihidropiridinicos

Dihidropiridina Nifedipino

Verapamilo

Diltiazem

Vasodilatadores directos Hidralazina

Minoxidilo

 

Referencias bibliográficas

  1. Https://www.heart.org/idc/groups/heart-public/@wcm/@hcm/documents/downloadable/ucm_316246.pdf
  2. Análisis de situación de salud costa rica. Ministerio de salud dirección de vigilancia de la salud. Marzo, 2014.
  3. Kasper et al. Harrison. Principios de medicina interna. 19 Edición. Mcgraw-hill interamericana editores.

 

Elaborado por: Dra. Ana Alpízar Lara

Leave a Reply

Facebook
(506) 2290-5555
info@emergenciasmedicas.com
Avenida 5, Boulevard Ernesto Rohrmoser. Calles 78 y 80, San José, Costa Rica.