0

La herencia juega un papel de peso al hablar de los factores de riesgo para desarrollar cardiopatías. Sin embargo, no solo heredamos genes, también heredamos costumbres, estilos de vida y dietas poco saludables; hábitos que definitivamente influyen aún más en la salud que la herencia como tal. Por eso en este nuevo blog de Emergencias Médicas le compartimos una serie de consejos para cuidar de su corazón.

Cuidando su corazón

Le compartimos algunas recomendaciones para “cultivar” un corazón sano:

  • Las consultas preconcepcionales y la captación temprana de los embarazos son beneficiosas para la salud de la mamá y el o la bebé.
  • Lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad.
  • Mantenga la vacunación al día.
  • Haga ejercicio frecuentemente. Realice al menos 90-150 minutos de ejercicio aeróbico por semana y/o tres sesiones de ejercicios de resistencia isométrica por semana.
  • Evite el sedentarismo.

Alimentación

  • Mantenga un peso saludable (IMC 18.5-24.9); evitando el sobrepeso y obesidad, pero además la desnutrición.
  • El vivir saludablemente, inicia comiendo alimentos saludables:
    • Ricos en omega 3: pescado, mariscos, huevos, aceite de soja, nueces
    • Bajos en sodio
    • Ricos en potasio: aguacate, plátano, kiwi, fresas, cerezas, espinaca, pasas, garbanzos, entre otros
    • Bajos en grasas saturadas y grasas trans
    • Frutas y verduras (todas las presentaciones: frescas, congeladas, enlatadas, secas); incluidas en los 5 tiempos de comida diarios
    • Granos integrales
    • Productos lácteos bajos en grasa
  • Intente consumir menos de 1,500 miligramos de sodio (sal) al día.
  • Tome agua. Manténgase hidratado.
  • Evite el estrés. Practique ejercicios que le relajen durante su tiempo libre.
  • Siga un control periódico de adulto sano.
  • Lleve un manejo médico adecuado de sus patologías crónicas (hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia).
  • Cumpla con los tratamientos médicos prescritos al pie de la letra.
  • Duerma bien.
  • Mantenga una buena salud mental.

Consumo de alcohol, tabaco y drogas

  • No consuma alcohol en exceso. Limite el consumo a no más de un vaso por día en el caso de las mujeres y dos vasos por día en los hombres.
    • El consumo excesivo de alcohol se asocia con diversos daños a la salud, incluyendo cientos de enfermedades no transmisibles, como miocardiopatías, insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular, arritmias, alteración del metabolismo lipídico, aumento del riesgo de cáncer en muchas localizaciones, obesidad, suicidio, violencia y accidentes;(1) y múltiples enfermedades infecciosas, entre ellas las enfermedades de transmisión sexual y el VIH.
  •  Evite el tabaquismo; tanto activo como pasivo.
    • Los tóxicos que contienen los cigarrillos dañan la pared de los vasos sanguíneos, tornándolos más rígidos e incrementando la presión arterial y el riesgo de sufrir aterosclerosis (factor de riesgo importantísimo para sufrir infartos al miocardio, eventos cerebrovasculares, entre otros). Además, incrementa la formación de trombos y/o émbolos en el interior de los vasos, lo cual incrementa el riesgo de sufrir eventos cardio y cerebrovasculares.
    • El tabaco incrementa los niveles de cortisol y los ácidos grasos libres, condiciones asociadas con mayor riesgo de cardiopatías.
    • Altera la oxigenación, los hematíes del tabaquista presentan menos oxígeno y mayor proporción de monóxido de carbono, lo cual es perjudicial para las arterias.
    • El humo de segunda mano, aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca para los no fumadores. 
  • Evite la drogodependencia y la farmacodependencia; tanto drogas prescritas como de venta libre y “naturales”.
  • Automonitoree su presión arterial.

Los niveles de glucosa y colesterol también influyen en el bienestar del corazón:

La cardiopatía isquémica se refiere a las condiciones que implican estrechamiento de los vasos sanguíneos, causada por daño al corazón o a los vasos sanguíneos por aterosclerosis. Una acumulación de placa grasosa que se espesa y endurece en las paredes arteriales, que puede estrechar el canal por el que fluye la sangre a los diferentes tejidos y puede llevar a un infarto, dolor de pecho (angina) o “derrame”.

La diabetes mellitus es un mal caracterizado por un aumento del nivel de glicemia, debido a un defecto en la secreción o acción de la hormona pancreática insulina, reguladora de los niveles de glicemia. Esta hiperglicemia sostenida provocará daños en múltiples tejidos:

  • Cuando los afectados son los pequeños vasos /microvasculatura, las complicaciones pueden aparecer a nivel de los ojos (retinopatía que puede evolucionar a ceguera), riñones (nefropatía) o nervios (neuropatías).
  • Cuando se afectan las arterias de mayor calibre / macrovasculatura, aparecerá enfermedad coronaria, arteriopatía periférica (circulación de miembros inferiores), enfermedad vascular cerebral.

Es uno de los principales factores de riesgo cardiovascular y tiene una estrechísima relación con el desarrollo de aterosclerosis. Cuando afecta las arterias coronarias provoca cardiopatía isquémica y sus manifestaciones clínicas (angina, infarto, entre otros) suelen ser más graves que en los no diabéticos, pues la afectación es más difusa y extensa. Podría presentar afectación miocárdica disminuyendo su capacidad de bombeo, ocasionando insuficiencia cardiaca. La DM podría afectar los nervios (neuropatías) del corazón, provocando alteraciones del ritmo cardiaco e incluso disminuir la sensibilidad o la percepción del dolor, por lo que en ocasiones hay diabéticos que pueden sufrir infartos silenciosos o manifestados con clínica atípica.

Control médico periódico

Para conocer el estado de su corazón y evitar enfermedades o padecimientos es necesario llevar un control médico periódico. Los exámenes que son necesarios que se realice son:

    • Niveles de glicemia: en ayunas, al azar, curva de tolerancia a la glucosa, hemoglobina glucosilada
    • Niveles de colesterol y lípidos: HDL (lipoproteínas de alta densidad), LDL (lipoproteínas de baja densidad)
    • Radiografía de tórax
    • Electrocardiograma

 

La frecuencia de los chequeos es individualizada ya que, si el paciente presenta alguna patología de base, estos se realizan con mayor frecuencia.

  • Adulto sano: al menos una vez al año.
  • DM, HTA: al menos 3 veces al año

La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo para sufrir una enfermedad cardiovascular. Cada año ocurren 1.6 millones de muertes por enfermedades cardiovasculares en América. Medio millón son menores de 70 años, llevando a pacientes jóvenes a una muerte prematura que pudo haberse evitado.

Cuide su salud y la de sus seres queridos fomentando prácticas saludables desde la infancia.

Fuentes

  1. American Heart Association. Estilo de Vida + Reducción de Factores de Riesgos Presión Arterial Alta. 2017. Disponible en Https://www.heart.org/idc/groups/heart-public/@wcm/@hcm/documents/downloadable/ucm_316246.pdf
  2. Organización Mundial de la Salud y Organización Panamericana de la Salud. Disponible en https://www.paho.org/hq/?lang=es
  3. Fundación Española del Corazón. Disponible en: https://fundaciondelcorazon.com

Elaborado por: Dra. Ana Alpízar Lara

Facebook
(506) 2290-5555
info@emergenciasmedicas.com
Avenida 5, Boulevard Ernesto Rohrmoser. Calles 78 y 80, San José, Costa Rica.